CASO PRÁCTICO - STATOIL

Introducción

De acuerdo a la Asociación Internacional de Productores de Gas y Petróleo (OGP en sus siglas en inglés), el 80% de las reservas mundiales de gas y de petróleo están en países que se encuentran en la parte baja del índice de percepción de la corrupción de  Transparencia Internacional.

Desde el año 2001 Statoil ha desarrollado un conjunto de actuaciones en el ámbito de la ética y de la transparencia empresarial que, de acuerdo a nuestra opinión, la convierten en un caso alentador en el ámbito internacional en la lucha contra la corrupción.

El camino que emprendió Statoil, sin embargo, ha estado salpicado de algún caso de corrupción como el escándalo Horton en el año 2003. Dicho caso resultó en la dimisión del Presidente, Consejero Delegado y el Vice-Presidente de Producción y Exploración Internacional. Afortunadamente, este hecho, tuvo como consecuencia el reforzamiento de los esfuerzos de la empresa por profundizar en la senda de la transparencia y en la implementación de buenas prácticas en el ámbito de la prevención de la corrupción.


Datos Generales

Statoil Asa es una compañía transnacional de producción de energía con actividad en 36 países y más de 35 años de experiencia en producción de gas y petróleo en la placa continental noruega. Genera una producción de 1.888.000 barriles de petróleo equivalente por día y sus reservas de petróleo se encuentran alrededor de 22 mil millones de barriles. Es la segunda mayor compañía exportadora de gas a Europa y el mayor operador de aguas a una profundidad superior a 100 metros.

La central de la compañía se encuentra en Noruega y tiene más de 30.300 empleados en todo el mundo. Cotiza en las bolsas de Nueva York y Oslo y su capitalización de mercado asciende a 75.000 millones USD. La empresa fue fundada como compañía estatal noruega para la explotación de petróleo en 1972. Fue parcialmente privatizada en el año 2001 con su entrada en las bolsas de Oslo y Nueva York.  En octubre de 2007 se fusiona con la división de gas y petróleo de Hydro.

Actualmente la compañía está estructurada en siete áreas de negocio: Desarrollo y Producción Noruega, Desarrollo y Producción Internacional, Desarrollo y Producción Norte América, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Proyectos y Perforación  y Exploración y Estrategia global de desarrollo.

Entre los países en los que la compañía opera, destacamos, por su riesgo en temas de corrupción Argelia, Angola, Azerbaiyán, Bahamas, Brasil, China, Cuba, Egipto, India, Indonesia, Irak, Irán, Kazajstán, Libia, México, Mozambique, Nigeria, Noruega, Rusia, Tanzania, Turkmenistán y Venezuela.


Buenas prácticas

Lo que convierte a Statoil en un caso de estudio  es el compromiso de toda la empresa y, en particular de la alta dirección, con el desarrollo de distintas acciones en el ámbito de las políticas, el reforzamiento de la transparencia, la formación y la cooperación sectorial e internacional. Como consecuencia de esta actitud se han construido un conjunto de buenas prácticas que nos gustaría mencionar.

 

La formación en aspectos éticos

Las acciones formativas sobre ética en los negocios comenzaron en el año 2001.  La compañía utiliza un sistema de formación categorizado en dilemas éticos. Los casos parten de hechos reales y relevantes. Los ejercicios propuestos a los participantes buscan estimular su interés y conseguir su involucración con los problemas planteados.  En el año 2001 se realizaron ocho sesiones. Para el año 2004 se plantearon dos  objetivos: proporcionar formación en esta área al 100% del personal de Statoil y crear una formación ajustada a las necesidades de cada grupo de trabajadores en función de sus necesidades específicas. En el año 2005 se reforzaron las políticas formativas mediante la obligación de recibir formación específica en aspectos éticos, al menos, un año de cada tres. Así mismo, se trabajó en la elaboración de un programa de formación on-line. En el año 2008 un 29% de los empleados de la empresa había realizado dicho programa. El programa ofrece una serie de casos prácticos interpretados por actores a través de los cuales el usuario tiene que elegir distintas vías de actuación.

 

Las políticas en materia de prevención

Statoil ha desarrollado desde el 2001 una serie de políticas en materia de prevención de la corrupción. Dichas políticas no han sido inmutables sino que se han ido adecuando a la evolución del negocio, cambios legislativos, cambios sociales, etc.  Para conseguir esa adaptación se han realizado distintas modificaciones en las mismas a lo largo de los años. Podríamos señalar como ejemplos la revisión realizada en el año 2005 y en el año 2007, esta última como consecuencia de la fusión con Hydro.

Ya en el año 2001, Statoil señala, en su Código Ético,  que los pagos de facilitación son  contrarios a su política. No obstante, cuando por motivos de seguridad para los colaboradores de Statoil, dichos pagos fueran inevitables deberán ser registrados contablemente de forma precisa y señalando su naturaleza. Así mismo, se exige la adhesión de socios, proveedores, contratistas… a su código ético. En el año 2005, se llevó a cabo la creación de comités éticos a nivel de grupo y para cada unidad de negocio. Cada unidad de negocio redactaría un plan de acción de acuerdo al Programa Anticorrupción. Dicho plan de acción aseguraría el entendimiento y cumplimiento de las directrices y requisitos del Programa.  Este programa fue liderado por el Vicepresidente de auditoría del Grupo. Además se aplicaron directrices éticas a la gestión del fondo de pensiones de Statoil. En el año 2007 se produjo una actualización del Código Ético de Conducta tras la fusión con Hydro. En 2011 se ha llevado a cabo la última revisión del Código ético

 

La transparencia como línea de actuación

Tras la entrada de Statoil en la Bolsa de Nueva York, la compañía afrontó nuevas obligaciones de información, en particular las emanadas de la Ley Sabarnes-Oxley de julio de 2002, muy estricta en lo referente a la corrupción y a la manipulación de la información financiera.

Statoil fue una de las primeras compañías en desglosar sus cifras de ingresos y gastos por países. En el informe de sostenibilidad del año 2001 indicaba el ejemplo de Angola: “Los stakeholders esperan de nosotros que luchemos contra el soborno y la corrupción con transparencia. En Angola, por ejemplo, “Global Witness” ha solicitado a las compañías de petróleo transnacionales que demuestren que no forman parte del expolio del pueblo de Angola haciendo sus cuentas públicas. La respuesta de Statoil ha sido señalar que nosotros aplicamos los mismos estándares de transparencia en Angola como en el resto de lugares donde operamos. Las datos sobre ingresos y gastos en Angola ya son del dominio público y están registradas en el Registro Mercantil de Noruega dónde pueden ser consultadas”.

En el año 2002 Statoil fijó un procedimiento común para todo el grupo de auditoría de riesgo reputacional. Así mismo, puso en marcha el proyecto de línea ética. Dicha línea es gestionada por una empresa externa y está disponible para todos los empleados en los distintos idiomas de los territorios donde la compañía opera.

En el año 2003 se hace público el caso Horton que llevó a la dimisión del entonces Consejero Delegado y del Vicepresidente de Explotación y Producción Internacional. Como consecuencia de dicho caso emprendieron acciones contra la empresa las autoridades noruegas y la Comisión del mercado de valores de EEUU. Los distintos informes de sostenibilidad de la compañía hicieron un seguimiento del  mismo hasta su cierre en EEUU en el año 2009.

En el año 2008, como consecuencia de la fusión con Hydro, salió a la luz el caso Norsk-Hydro en Libia. Statoil informó a las autoridades Noruegas ante la posible existencia de un caso de corrupción. Es por ello que en dicho año, se reforzaron y endurecieron las auditorías de integridad.

La compañía cuenta con un Programa de Cumpliento Anticorrupción que proporciona una breve descripción de las principales leyes y regulaciones anticorrupción estadounidenses y noruegas, las partes relevantes del Código ético y los distintos procedimientos adicionales y exigencias que deben ser seguidos en casos de corrupción.

 

Cooperación sectorial, gubernamental y con otras entidades

Statoil ha desarrollado en los últimos diez años un camino de cooperación con distintas iniciativas internacionales.

Statoil es miembro de la Iniciativa para las Transparencia en la Industria Extractiva ( EITI en sus siglas en inglés)   desde su gestación en el años 2002 y forma parte de su junta directiva desde el 2009, en representación, junto con PEMEX, de las empresas estatales de explotación de petróleo. Desde esta organización trabaja para la promoción de la transparencia en los países en que opera. En particular ha promovido de forma activa el establecimiento de los principios de la Organización en Azerbaiyán, Irak, Kazajstán,  Nigeria y Noruega.

Statoil  tiene un acuerdo de colaboración  con  Transparencia Internacional Noruega desde el año 2002.

Con el fin de desarrollar todos los aspectos relacionados con la mejora de la información sobre aspectos relativos a la sostenibilidad colabora, desde hace años, como socio en la Iniciativa Global de Información del Sector de Producción de Gas y de Petróleo y de la Asociación Internacional de la Industria Petrolera para la Conservación de la Naturaleza.

Apoya los principios del Global Compact de Naciones Unidas, incluidos los 10 Principios Anticorrupción. La empresa informa de forma anual sobre los progresos realizados en la implementación de dichos principios. Así mismo, es miembro de la Iniciativa del Foro Económico Mundial contra la Corrupción (PACI, en sus siglas en inglés), de los “Principios contra el Soborno en los Negocios (BPCP en sus siglas en inglés), y de la Guía para Empresas Transnacionales de la  Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Dentro de esta línea de cooperación, en el año 2001 trabajó en la promoción de la cooperación con otras compañías por la lucha contra el tráfico ilegal de influencias en los procesos de adjudicación de contratos. Así mismo, en el mismo año, participó en un programa de cooperación con el gobierno de Letonia para la prevención de la corrupción.

Desde el año 2002  Statoil es un miembro activo del sub-comité de anticorrupción de la  Organización de Productores de Gas y Petróleo. Como miembro de dicho grupo se ha encargado de la redacción de un folleto sobre riesgos éticos así como de un manual para la realización de auditorías de riesgo reputacional (“reputational due dilligence” en inglés).

Desde el año 2008 participa en el programa anticorrupción del Instituto Brasileño del Gas y del Petróleo.

En el año 2009 dentro de la Inciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas participó en un programa de transparencia y anticorrupción en Azerbaiyán, país donde la empresa tiene la mayor inversión fuera de Noruega.