Prácticas de Transparencia Informativa

La mejor manera de que se minimicen los riesgos de involucrarse en prácticas corruptas es ser responsable y transparente en todas las transacciones. Al fomentar una cultura transparente, la organización muestra ser una organización abierta que no tiene nada que ocultar. La transparencia en materia de lucha contra la corrupción es un elemento fundamental: hacer público qué se hace y cómo se hace, implicando a los diferentes grupos de interés (empleados, clientes, organizaciones de la sociedad civil…) abriéndose a su posible fiscalización.
Desgraciadamente, si analizamos elementos tan básicos en la puesta en marcha de un sistema anti-corrupción como son el mecanismo de denuncia anónima (Whistleblowing) y la formación a empleados, podemos observar la pobreza de la información pública.